9.10.11

Crítica: "Intruders"


  Había algo en la última cinta de Fresnadillo que sonaba a crónica de una muerte anunciada casi desde su promoción. No se trata únicamente del desigual ritmo con el que la industria española está produciendo en cadena películas de terror sobrenatural, sino un cierto tonillo a quiero-y-no-puedo, un look telefilm Antena 3 en el que la cara de Clive Owen parecía casi insertada por Photoshop. La dirección de arte, por ejemplo, parecía una mezcla entre lo peor de La herencia Valdemar y una TV Movie yanqui.

    En España sabemos que el terror puede dar pasta. Atrae a masas de adolescentes, hordas de poligoneros que hacen parada y fonda en la minisala antes de salir disparados hacia el botellón de sábado por la noche. Además, el público objetivo compra palomitas y fanta para compartir, fanta fresquísima de pagafantas hispánico que emite sonoros y satisfechos eruptos primigenios cada vez que el monstruo de turno sale en pantalla. Intruders es un anuncio de fanta, un Visite nuestro bar, una turmix de rostros vagamente conocidos y sosos, rostros aburridos de actores cansados en horas bajas. Pilar López de Ayala y Daniel Brühl, rostros avejentados que se proyectan en widescreen mientras los poligoneros eruptan y hacen ruido con sus palomitas. El terror está dentro de la sala, no en la pantalla.

     Intruders es una cinta banal, recalentada, un mal plato preparado de la sección de congelados del Mercadona otoñal -no muy lejos de la repisa de las fantas-, a la que uno desemboca por aquello de mantener las cuotas semanales autoimpuestas de asistencia a las salas. Pero importa un bledo. Le sobra una hora y media de metraje, le sobra diálogo, le sobra impostada originalidad y le sobra truco de magia. Por no tener, no tiene ni la voluntad de contar algo interesante, una cierta historia, ofrecer una cierta idea. Es película sin película, trama sin trama, dirección sin dirección. Cine de terror light y bajo en calorías, palomita rancia sin estímulo ni belleza, interiores mal iluminados, puntos de giro inverosímiles. Fresnadillo no es Stephen King y no recuerda nada de su propia adolescencia o de su propia infancia. Qué pereza. Las monedas con las que pagué la entrada se deben de estar oxidando en el cajón de las minisalas, oxidadas de puro tedio y de anomia fílmica. No dan ganas ni de indignarse.

     ¿Qué sentido tiene filmar una historia sin historia? Un rostro en la pantalla -el rostro de Clive Owen en los primeros dos minutos de Plan Oculto, por ejemplo- tiene siempre una materialidad fascinante, una textura hipnótica que promete secretos y sobresaltos, dimes y diretes. Fresnadillo anula los rostros de todos los protagonistas, son el CaraHueca terrorífico pero a nivel actoral. El monstruo, generado en un 3D de andar por casa, tiene más personalidad que todos los protagonistas vivos juntos. Sería interesante que alguien le obligara al director a explicar, por ejemplo, qué narices importa el personaje de Héctor Alterio. La respuesta es obvia: nada. Nada en absoluto. Ningún personaje dice nada, ni hace nada, ni transmite ninguna emoción. Todos comen palomitas rancias y mean fantas-sabor-auténtico-coñazo. Son un mala digestión creativa, una promesa de todo ese metraje que se quedó en la sala tirado por el suelo, una buena idea de guión que naufragó hasta despeñarse en un océano de nachos con queso.

    Quizá Intruders sea ese tipo de cintas que Boyero sueña para la industria española. Cintas para el público, hacia el público, pero sin el público. Despotismo cinematográfico ilustrado e insoportable. Quizá a Boyero le haya gustado, o le haya parecido mejor que Los pasos dobles. Su mérito, sin duda, no es haber aportado nada a nuestras pequeñas vidas. Sin embargo, los vendedores de plástico en forma de comida y agua sucia en forma de bebida gaseosa tienen que estar encantados. Quizá, quién sabe, le pagarán la próxima cinta a Fresnadillo, en plan buen rollo. Tenemos que vender fantas, muchacho. Tenemos que vender fantas mientras el chiringo aguante.

1 comentario:

natxomedina dijo...

Hola Aaron!
Aquí Natxo Medina, de profesión aspirante. Soy un fiel seguidor de tu blog, me parece muy estimulante.

Te tengo por ahi enlazado en uno de mis blogs.
http://metrallamental.wordpress.com/

Tengo alguna otra cosa por ahí, por si les quieres echar un ojo:

http://playatortugaenllamas.wordpress.com
http://lasopadeajo.com

saludos