5.6.13

Día de la música 2013: O cómo acabar con un festival de una vez por todas

Fórmula Abierta
Fórmula Abierta confirman para el Día de la Música 2014. Su gira: "Diez años después, sigo queriendo más de lo que tú me das"
    Se han desbravado las gaseosas y sobre los amplis cae una capa de polvo milenario. Lo malo de la cultura ya no es ni siquiera que asistamos a un notable entierro con viudas desconsoladas y plañideras cinco estrellas, sino asistir a su lenta agonía, al cadáver futurible conectado a los respiraderos de la podredumbre, la tristeza y el mal rollo. Que corren malos tiempos para la lírica es algo que sabe hasta el más tonto, y basta con cotejar la nómina de estrenos cinematográficos, las novedades editoriales y las partidas presupuestarias de las asociaciones para sentir la metástasis asnal que recorre nuestras sociedades. Un fantasma recorre España: el fantasma del analfabetismo.

    La organización del Día de la música, por razones que se me escapan, ha cerrado con un gesto de cansada resignación lo que sin duda es uno de los carteles más deficitarios de los últimos años. Un simple vistazo a la nómina de conjurados es el equivalente cultural de una ducha gélida, La mula pero en música indie, el enésimo ridículo patrio frente a otros festivales con mayor solera y mayor gracejo. Los maniquíes del quiero y no puedo pasarán por el escenario de Matadero, haciendo gala de sus torpes registros y su falta absoluta de rigor. A excepción de la representación patria -en la que, más bien que mal, esta edición será salvada por los muchachos de Los Punsetes, Lori Meyers o de Hola a todo el mundo-, queda un nudo en la garganta, una pereza, una tristeza de cercanías. Tan cerca y tan lejos.

    La tragedia se venía mascando desde las primeras confirmaciones, sustentadas únicamente sobre SpiritualizedThe Fall, con alguna concesión al mainstream del indie -¡extraña excepción!- que ajustaba peluquín y miriñaque con The Horrors. No era suficiente, no valía los cincuenta pavos del abono, si bien teníamos los dedos cruzados y las confirmaciones paralelas en otros festivales de gente como The postal service o Portishead nos hacía soñar con una segunda ronda, una sorpresa de última hora, un soplo de aire fresco.

     Cómo en un año hemos pasado de Twin Shadow, Julia Holter, Saint Vincent y Mercury Rev a Deptford Goth o Darkstar es algo que no consigo entender por más vueltas que le doy. En qué momento se decidió que había que recortar horarios sin aumentar la calidad, ninguneando incluso a artistas con un disco nuevo bajo el brazo como Sean Rowe, es algo que está más allá de mi capacidad de pensamiento lógico. Lo cierto es que a los ya habituales problemas de la organización y a la falta de educación de los pseudoparásitos indie de nuevo cuño -de los que ya hablé por aquí-, se sumará ahora la triste sensación de que la organización ha caído en una especie de desgana intelectual, una cierta desidida de mover los números y tirar de contactos para ofrecer una programación de calidad y aportar algo -lo que sea- al ya de por sí famélico panorama musical madrileño. Qué pena, morena, tener perro y no tener cadena.

     El Día de la música se presenta como "un festival Urbano, cada vez más social", aunque a la vista de lo acontecido no queda claro en qué pueden consistir ambas cosas. ¿Quizá tendrán pensado poner un stand para recaudar fondos para la próxima edición de 2014? ¿Volverán a vender "asientos reservados a tan sólo uno euro"? ¿Habrá jugosos descuentos en el merchandising de esas "nuevas propuestas" que nada dicen del estado actual de la cuestión? Quizá Azaelia Banks fuera una nueva propuesta en el 2012. ¿Pero si quieren apostar por "nuevas propuestas" qué demonios pintaron en el cartel James Blake, Vetusta Morla, Love of Lesbian o Russian Red? ¿En qué quedamos? ¿Es Russian Red una artista "cada vez más social"?


Día de la Música
Russian Red interpretando "Te recuerdo Amanda" para la Plataforma Stop Deshaucios
    Y no nos engañemos: lo que ha ocurrido sólo se explica ante la parálisis y la falta de confianza de una serie de directivos que, a priori, no tienen ni la más remota idea de lo que están vendiendo. Por poner un único ejemplo, el abono del Low Cost cuesta 62 euros y tiene, entre otros, a los ya citados Portishead, a Belle & Sebastian, a Crystal castles y a Veronica Falls. Ahí es nada. ¿No hubiera pagado el espectador madrileño esos 12 euros de más para disfrutar de la mitad de esos artistas? La culpa, por supuesto, será siempre de otro: del becario, del Ayuntamiento, del patrocinador, de la situación económica, de Bankia, del retorno de Jose María Aznar o del espíritu fatuo del Madrid Arena. El que paga, por supuesto, es el de siempre: el amante de la música. Esto es, nosotros.

     El descuento de un 50% en los abonos tras la caída de Spiritualized sólo se puede interpretar como un paso atrás y la aceptación de la tremendísima cagada. Señores del Día de la Música: yo no quería 20 o 25 euros. Yo quería disfrutar de un cartel en condiciones  y de la sensación de que por fín Madrid se había puesto las pilas en el tema de cuidar a su ciudadanía. Veremos si aplican los mismos descuentos a los minis de cerveza.

    Dicho lo cual, y viendo la línea general de la organización, he decidido ser constructivo y mandarles una propuesta para el año que viene, coherente con lo que están construyendo, y que sin duda les ayudará a conseguir ese "festival Urbano, cada vez más social".

PROGRAMACIÓN DEL DÍA DE LA MÚSICA - JUNIO DE 2014
 
VIERNES
Naím Thomas - Cañita Brava - Bebe (interpretando completo su disco Y.) - Fórmula Abierta Dj Set- Tres artistas de un país emergente que le hicieron los coros a Manu Chao durante la gira del Clandestino - Viceversa (interpretando en bucle Tu piel morena sobre el Madrid Arena)  - Huecco & Amigos - Una niña frígida que toca el ukelele - Juan Pardo - El consorcio - Un grupo sueco de nombre impronunciable (algo tipo XDOPIHYLDIX, búsquenlo por Youtube un par de semanas antes, seguro que existe, no sean vagos) - El sueño de Morfeo - El efecto mariposa - Paco Clavel - Dj Marta (Requiem for El Batu - A Tribute)
 
SÁBADO
Mago de Öz - El proyecto en solitario del teclista de OBK - Delfín Hasta El Fín - Los 3 Tenores cantan los grandes éxitos de Nanna Mouskouri - Yoko Ono - Porretas con la Filarmónica de Viena - Boikot - Reincidentes - Pablo Alborán vs. Las Nancys Rubias - Un grupo tributo a Héroes del Silencio - Björk (tocando entero el Medúlla acompañada por Los Chicos del Coro) - Perry Mason And The Nisipu Ensemble - David Guetta - Rosa León - Carlos Vives

De nada.

Día de la Música
Cañita Brava enfrascado en el cover de "Hey Jane" de Spiritualized.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué risa leyéndote! me alegra que el artículo sea consciente que la organización no tiene la culpa de la caída de Spiritualized, pero sí de no intentar traer artistas más demandados. Aunque tampoco puede hacer mucho por eso, el Low Cost tiene el apoyo del Primavera Sound (ahí es nada) y este festival 'urbano' resulta demasiado insustancial y poco conocido internacionalmente (mejor tocar en la playa que en el matadero). Los artistas también se lo miran.

Anda que cancelar por culpa de la logística... (¿?)

Casi me compro la entrada SÓLO por Spiritualized, así que si me devuelven la mitad hubiera seguido perdiendo.

Aarón Rodríguez Serrano dijo...

Claro, lo de la excusa de Spiritualized es absolutamente incomprensible. Y del mismo modo, decir "la organización" me parece un poco cruel e injusto por mi propia parte, ya que la organización la componen muchas personas que, probablemente, no tengan la culpa de nada. El problema son los tres o cuatro iluminados que han decidido, no se sabe en base a qué criterio -"urbano y social", suponemos- traer a estos artistas y no a otros. De hecho, me apostaría un huevo a que los verdaderos miembros de "la organización" -los currantes, vamos-, tienen que estar llevándose las manos a la cabeza y temiendo por su puesto de trabajo. Una pena.