10.9.04

Rompiendo las olas (Przelamujac Fale, 1996)


Rompiendo las olas

Rompiendo las olas, 1996 - Lars Von Trier

Nunca he sido uno un fanático acérrimo del Dogma'95. Reconozco que he ido a ver alguna película (la pasable "Te quiero para siempre" de Susanne Bier) simplemente por tener colgado a la chepa el diploma de Von Trier, aunque también reconozco que terminé de ver "Los idiotas" sólo porque era la película favorita de la mejor sonrisa de mi facultad. Por lo demás (salvando la ya mentada idiotez) considero a Von Trier uno de los cinco mejores directores europeos en funcionamiento, muy por encima de (pongamos) los tópicos castizos/insufribles/postpostpostmodernos de Pedrito Almodóvar, los panfletos socialistas descafeinados de Ken Loach o las agonías varias del reciente cine/aborto/francés comercial (no me refiero, por supuesto, a Jeunet).
"Rompiendo las olas" es una de las más hermosas y complicadas películas que un buen espectador puede lanzarse contra el rostro. No creo que sea la mejor película del realizador ("Dancer in the dark" es simplemente de otro universo), pero si es una de las películas que con más valentía han defendido ese devaluado sentimento del XIX literario que resultó ser el amor romántico. Con peros, por supuesto. Pero el que no considere "Rompiendo las olas" como la carta de amor más desgarradora y desesperada que ha llegado a nuestro corazón en los últimos años es que no se ha atrevido a vivirla.
Considero, efectivamente, que es fácil mover la cámara de un lado a otro, hacer una puesta en escena (no nos engañemos) chapucera, y considero que es fácil ir de alternativo cuando el ochenta por ciento de las películas que nos pasan en las salas huelen a celuloide podrido. Pero lo que ya no es fácil, y esto no tiene retorno, es deslizar una terrorífica historia hasta el fondo del vientre del espectador para dejarla gotear durante más de dos horas, vaciar las esperanzas del voayeur para regalarle un tapiz tan miserable o tan maravilloso que hoy todavía no me atrevería a juzgar.
Y es que, después de todo... ¿alguien podría asegurar a ciencia cierta dónde termina el milagro y dónde empieza la locura? ¿podríamos observar esta película desde fuera...? No comparto la opinión de todos aquellos que afirman que el paradigma moderno exige el distanciamiento del espectador. Es más, me parece un error terrorífico. Puede que el director nos intente sacar con continuos mareos formales. Pero yo he visto a gente llorar con Selma Yeskova, he visto a gente sentir las catástrofes y los desaires del "Wonderland" de Winterbottom... Y sobre todo, he visto a gente enamorarse de "Rompiendo las olas" porque, después de todo, puede que no sea más que una maravillosa invitación a... a... está bien, lo diré.
A luchar por lo que todos los demás dan por perdido.

7 comentarios:

David Huélamo dijo...

A quien corresponda,

Me dirijo a ustedes con la intención de, en primer lugar comunicarles la aparición en breve de un nuevo portal de cine, 'Noche de Cine', a partir del cual se quiere crear un nuevo concepto de portal cinematográfico, en internet, con la colaboración de gente anónima y enfocado a informar sobre todo lo acontecido en el mundo del cine.

Y en segundo lugar para poder colaborar con ustedes, bien mediante el intercambio de enlaces o bien mediante el intercambio de contenidos, de tal forma que el usuario pueda tener una visión más amplia sobre los contenidos cinematográficos por internet.

'Noche de Cine' ha querido ponerse en contacto con aquellas web que reunan una serie de requisitos de calidad y contenidos para poderlas incluir, de esta forma se pretenden reunir las mejores web y evitar al usuario navegar por sitios pobres en calidad y que no tengan información valida o actualizada.

Esperando una pronta respuesta, les agradecemos su interés.

David Huélamo
dhuelamo@nochedecine.com
Director de 'Noche de Cine'
http://www.nochedecine.com

NOTA: POR FAVOR REMITIR LOS CORREOS A LA DIRECCIÓN: dhuelamo@nochedecine.com

Anónimo dijo...

Pasaba por aqui y no pude resistir la tentacion de postear mi adhesion al Cine de Lars y con él a todos los directores que entran y salen de sus mundos para decirnos algo !! Contra viento y marea, tal vez su pelicula más visceral se nos cuela entre los huesos y tironea nuestras ropas en un mundo en donde la ajenidad es ley.

Anónimo dijo...

el lunes vi rompiendo las olas, y aún tengo una sensación extraña en mi...me pareció preciosa, y creo que tu comentario de la película, no es que sea muy acertado, si no que se parece mucho a lo que yo siento...gracias. Lara

fernando dijo...

Muchas gracias por tu post sobre la película. Es dificil hayar exactitud y sensibilidad cuando se habla de una pelí tan controvertida como esta.

Camilo Barría R. dijo...

A mi me pareció una película patética... pero quizás confesando esa actividad de la ínsula que me daba sentidos de repugnancia durante un sexo tan patriarcal y raro...

Esa rareza, bajo todo sentido de simplismo, y combinado con actitudes esquizo-paranoides, convierte Beyond the Waves en algo quizás, puro y neutro como una especie de alétheia... quisiera presentir esto en un Lars von Trier, y no clasificar estas presunciones a motivo de un juicio. En ellos no está la verdad.

Escuetos comentarios. Larga película.

Saludos Dr. desde Chile

Carlos De Domingo dijo...

Hola!justo estoy viendo ahora la peli y precisamente ayer publiqué en mi blog una parrafada infinita sobre el Dogma 95. La cuestión es saber hasta qué punto consideráis "Rompiendo las Olas" una película Dogma, cuando se rompen algunos de los requisitos de forma más notoria que en "La Celebración" de Vinterberg. Me interesaría profundizar en el tema!un saludo!

Anónimo dijo...

es un excelente protagonimizacion de la peliculaza- al parecerimiento el imagenismo de las piedrazas con los espaciados vaciados de la nada y las personajezizaciones representandolas es fascinantmente