23.9.05

Sobre la bochornosa aparición de Santiago Segura en "Buenafuente"


El "amiguete"

Sobre la bochornosa aparición de Santiago Segura en "Buenafuente"

El día 22 de septiembre de nuestro año de gracia de 2005, el "amiguete" Santiago Segura acudió al programa "Buenafuente" para promocionar su nueva película, de cuyo nombre no quiero acordarme, baste con decir que es la tercera entrega de una de las sagas más tristes y deplorables de los últimos años. Quiero comprender que su presencia en uno de los mejores espacios televisivos de los últimos tiempos respondía más al "amiguismo" (nunca mejor dicho) con el siempre genial Andrés Buenafuente que con los intereses reales del propio espacio.
Y Segura hizo lo que hace siempre que acude a la televisión... mendigar. Mendigar la atención de la audiencia, a sabiendas de que no tiene nada nuevo/bueno que ofrecer, a sabiendas de que su nueva película no tendría más sentido que ese delicioso ronroneo de la taquilla de los cines. Su película hará caja, ninguna novedad al respecto. Y sin embargo, ¡qué pocos son los que se han atrevido a denunciar (y esa es la palabra) el terrible daño que le hace Santiago Segura al cine de nuestro país! ¡qué pocos los que se atreven, alto y claro, a analizar las terroríficas lecturas de sus cintas! El "amiguete" deja, constantemente, su glorisa rúbrica fílmica en los productos más casposos, insufribles y subvencionados del cine español, engordado por su propia miseria. Y es que Segura es, ante todo, un hombre miserable. Puedo comprender que autores si cultura cinematográfica, o sin interés por la misma, lancen bodrios a la pantalla un día sí y otro también. Sin embargo, es miserable aquel que podría hacer buen cine y decide invertir metros de película en recorrer los tópicos amargantes de nuestra geografía. Y sí, estoy seguro que Segura sabe de cine, de cine del bueno, estoy seguro de que se conoce la filmografía de Von Trier, la de Murnau, la de Fritz Lang... y sin embargo... Miseria. Sólo eso y nada más.
Sin embargo, y volviendo al tema original del post, la noche en la que Segura se dejó caer (con la mano abierta en actitud suplicante y la habitual penita que le debe funcionar para llenar taquillas) por "Buenafuente" tuvo lugar uno de los hechos históricos más memorables de nuestra televisión. Fue entrevistado nada más y nada menos que por el Neng de Castefa, el paradigma perfecto del nivel cultural de nuestra sociedad. Segura parecía aterrorizado/acobardado ante el Neng, sin saber muy bien cómo responder al avance pletórico de un (como siempre) impecable Eduardo Soto, que supo aprovechar la oportunidad de lucir a su personaje, divertir a la audiencia, y demostrar a la audiencia por dónde iban los derroteros del humor del futuro.
El mismo Neng (sin Soto detrás, el personaje en sí mismo) parecía mucho más certero, intrépido, constante e incluso inteligente que el "amiguete" (¿de quién?), mientras que Segura balbuceaba, miraba hacia otro lado y se hundía en su propia incapacidad de improvisar con cierta altura. En uno de los mejores momentos, Segura le confesó a Buenafuente: "Es que si me hubiérais puesto otro persone... pero el Neng..."
Y ahí está la clave.
La clave de todo el meollo.
Durante un momento, Santiago Segura tuvo que enfrentarse al espectador potencial de sus películas, a la clase de tipos que van a ver sus películas en los multicines con su churri y con el coche tuneado. Y claro, amigo Segura, es jodido ver que los receptores de tu "corpus fílmico" (intento contenter una carcajada o una lágrima) son entes básicamente descerebrados, intelectualmente impotentes. tan vacíos como los guiones que ruedas. Qué jodido ver, durante un instante, ese reflejo de la gente que te adora... y que te olvidará, amigo Santiago Segura, hasta que saques la cuarta parte de tu saga... o la quinta...
Ayer Segura se hundió bajo un torrente de mierda frente a España entera. Sólo me queda pensar si realmente los espectadores se quedaron con esa deliciosa sensación de triunfo: Buenafuente - 1 ; Segura - 0

13 comentarios:

Olvido A. dijo...

Amén, amigo Aarón
Amén en tu valentía por llamar a las cosas por su nombre. Esto es, al pan, pan y al vino, vino (o lo que es lo mismo: a la mierda, mierda)
Poco tengo que decir y nada que puntualizar. Has sabido poner por escrito lo que pienso (y lo que piensa mucha gente, o eso espero)
¡Felicidades, amigo!

Roberto A. O. dijo...

Pues hoy ha ido a resarcirse a "Salsa Rosa" o "Corazó de algo"...la prensa amarilla de Antena3, vamos.

Menudo personaje..jeje

Saludos

Silent Bob dijo...

Bueno, desgraciadamente por estos lados (colombia) no se sabe mucho sobre lo que sucede allá (españa) igual, como siempre la crítica ha sido de lujo, espero ver algo de este directorzucho para poderme reír un poco, como al parecer haces tu. ¿Qué pelíkculas ha realizado?

Su dijo...

Yo sabía que no me equivocaba, ni al vincularte, ni al pensar que Torrente no es cine, es celuloide impresionado. En fin, en el pecado llevará su penitencia.

Y no te creas, que hay más gente -no sólo los tuneros- que irá a ver el cuerpo del delito...

bicho dijo...

Creo entender que no te gustan las películas de Santiago Segura.

Anónimo dijo...

Estoy deacuerdo con que esas peliculas son una mierda, nunca me han gustado, creo q he visto parte de una y parte de otra, y nada...no hay por donde cogerlas.
Pero de ahí a atrverse a juzgar su persona y el tipo de gente q son personas como el neng o los q van a ver sus películas, me parece un poco fuerte, carente de visión objetiva y en definitiva un tanto prepotente, siento si te parecen ofensivas mis palabras, no es mi intención, sólo una pequeña ùntualización.

Criticus dijo...

Estoy completamente de acuerdo por lo expuesto por Stauff en su intervención (he visto la primera y la segunda de Torrente en el cine, y he de decirte usuario anónimo, que el perfil medio de los asistentes a la sala salvo excepciones -yo, por ejemplo ;-)-) era el de descerebrado medio que se reía con el humor grueso y que las pocas (poquísimas) cosas en las que había que pensar un poco antes de reírse tenían varios segundos de lag mientras que se oía alguna risa desperdigada en la sala (la mía por ejemplo) de los que lo habían cogido.
Por cierto, tenía previsto ir a ver la tercera pero me parece que la mula va a triunfar.

David Garrido Bazán dijo...

Estaba leyendo tu Blog y los comentarios sobre Segura (que comparto plenamente) cuando he escuchado por la Ser los últimos datos de recaudación y espectadores: En apenas diez días de exhibición, Torrente 3 ha sido vista por más de dos millones de espectadores y ha recaudado más de diez millones de euros.
Es un poco desesperante que el mayor fenómeno cinematográfico de este país en cuestiones de taquilla sea Segura y su personaje, que agotó todas sus posibilidades (salvo las económicas, claro, y así nos luce el pelo) en su primera película. Mientras tanto, películas tan interesantes como Otros Días Vendrán, Obaba, El método, La Noche del Hermano o Un Año en la Luna, que si que deberían ser vistas por la gente como obras que representan a nuestro cine, que es parte de nuestra identidad y de nuestra cultura, luchan por encontrar un sitio en las carteleras, pura supervivencia. Y en ciudades pequeñas como mi Mérida o en comunidades enteras como Extremadura algunas ni llegan a estrenarse.
... Y luego se quejarán de la sempiterna crisis del cine español. Joder. Como está el patio.
David Garrido
http://cinemerida.blogspot.com

Anónimo dijo...

Empiezo a cansarme de Santiago Segura debido a su sobreexposición televisiva, y estoy convencido de que tras esta 3ª parte debería olvidarse de Torrente, y hacer otro tipo de comedias. Pero no debemos olvidar que la mayoría de las películas que nos llegan de Hollywood son BASURA, y seguramente vais a verlas. Santiago se ha dado cuenta de algo que los utópicos no entendéis: el cine que atrae a la gente es el comercial. Antes de Alex de la Iglesia, Segura, Amenábar, Ulloa... el cine español era una masturbación de los directores: ellos se lo guisaban y ellos se lo comían.
Para que exista cine de autor (que se estrene en las salas y no se quede guardado en un cajón) debe existir el cine comercial.
RIP

Paco Montagudo dijo...

La crítica me parece buena, aunque no opino exactamente igual, creo que Segura es bastante inteligente pero bueno no es eso lo que quería decir. Solo decir que no es Andrés Buenafuente sinó Andreu, y que tampoco es Eduardo Soto sinó Eduard. Ellos son catalanes y sus nombres claro está, también. No estamos en tiempos franquistas en los que se cambiaban los nombres. Gracias.

serpiente.onirica dijo...

Yo creo que lo que debe preocuparte no es que Segura haga esas películas, el problema es que tanta gente las ve.
Si no fuera por esto el no haría más secuelas y creo que tiene muy claro que no hace cine, ofrece un producto que a él le reporta beneficios.
Ya lo dijo en su día Sardá algo así como que estaba perdiendo el respeto de sus compañeros de profesión pero ganando el de su director de banco...

Rubens dijo...

Aunque no he visto todas las partes de la saga en cuestión, no me atrevo a criticarla de manera tan tremenda, ya que creo que habría que hacer más bien un juicio basado en intenciones y no tanto en la clase de público que pueda ir a verla. Escribo para comentar algo que le he oído en alguna ocasión al mismísimo Alejandro Jodorowsky al hablar sobre Torrente. Alejandro afirma que Torrente le encantó, que nunca había visto una película tan vulgar, entendiendo desde su punto de vista que el arte muchas veces nace de lo despreciado (que no de lo despreciable). Esto es un ejemplo de lo que digo cuando hablo de las intenciones y del público. Seguro que Jodorowsky no entra dentro del tipo de público mayoritario del que se ha hablado aquí, y seguro que cuando la vio advirtió otras intenciones diferentes a la gran mayoría. No en vano, Alejandro ha llamado a Segura para que actúe en su última película, sobre la cual, por cierto, hace tiempo que no oigo noticia. Un saludo a todos.

Anónimo dijo...

Tampoco es Sardá, es Sardà :):)