28.6.05

Agradecimiento personal a los "comentaristas"


Cinema Paradiso... el cine mismo

Agradecimiento personal a los "comentaristas"

Queridos amigos:
Durante los últimos días, gente de toda procedencia, tipo y opinión se ha acercado de una manera u otra al blog para dejarme unas palabras, para opinar sobre mis escritos, para animarme. Gente anónima que, en principio, no debería compartir lo que no es sino una particularísima visión del cine. "El séptimo sello" comenzó hace ya casi un año con la voluntad de crear un espacio cinematográfico para desmontar/montar mis mitos fílmicos y para acercarme, siempre con cuidado y pasión, a todas esas proyecciones que (¿para qué vamos a engañarnos?) me han salvado la vida.
Jose Luis Garci (del que ya hemos hablado en este espacio, para bien y para mal) dice una cosa maravillosa en la versión de "Volver a empezar" que comercializó cierto periódico hace ya algunos meses. Dice que "De pronto te topas con algunas películas que, simplemente, te animan a seguir vivo, te empujan". Y creo que ahí está la clave de la cinefilia, si me permitís usar la palabra. El cine, como toda la cultura en general, no tiene ningún valor en sí mismo, más allá del dinero que se desborda en las taquillas de las multisalas y las subvenciones que se cuelan en según qué despachos. Sin embargo, el cine tiene el valor directo y salvaje de empujarte hacia adelante, de no darte un respiro, de obligarte a vivir. Es algo meramente existencialista, porque también justifica la existencia a costa del vacío, a costa de saber que aquello que se proyecta sobre el lienzo en blanco no es más que un momento dado de cierto creador. Recuerdo una proyección de "El tiempo de los gitanos" (de Emir Kusturica, autor absolutamente recomendable y del que quizá hablemos otro día) en la que al terminar, la gente misma guardaba un silencio y se sonreía sin apenas conocerse, como si todos hubiéramos compartido aquel extraño shock que supone enfrentarse desnudo, en la oscuridad de la sala, a una vida distinta, a un mundo distinto.
Creo fervientemente que la gente que se ha acercado a este humilde blog para dejarme sus comentarios conoce también esa sensación, sabe que es la más hermosa de las psicopatologías que nos ha regalado la posmodernidad y no la esconde. Nosotros, los cinéfilos, somos también los freaks de Tod Browning, somos Rick Blaine perdido en Casablanca y somos el caballero que juega contra la muerte al ajedrez. No por ello mejores, ni peores, ni tampoco distintos. Pensémos un momento: Mucha gente nos acusa de estar locos por creer en las películas, nos acusa de locos porque vivimos en esos pequeños espacios que se proyectan. Yo creo que no. Yo creo que el loco de verdad es el tipo que se lee el "Expansión" o el "Cinco días" camino al trabajo pensando en qué va a invertir su dinero. Yo creo que el loco es el tipo que se toma en serio a los políticos cuando salen en la tele y sin embargo dice que "todas las películas de Woody Allen son iguales porque hablan de judíos, sexo y psicoanálisis". A la mierda.
Y por otra parte, si ser cinéfilo es una locura, es, sin duda alguna, una de las locuras más hermosas del mundo.
Vosotros, queridos amigos anónimos que me habéis dejado unas palabras en este espacio virtual tan alejado y a la vez tan cercano a mi pequeña sala de proyección de barrio, me habéis ayudado a sentirme un poco menos solitario en esta locura tan cinematográfica, y también me apoyáis definitivamente para que siga creando nuevas críticas/análisis/lo_que_demonios_sea_esto. Es más: Espero seguir escuchando vuestra voz, espero que me recomendéis más títulos a analizar (=más títulos sobre los que debatir), espero que me llevéis la contraria cuando me equivoque de medio a medio y que, después de todo, este humilde blog siga cobrando vida.
Gracias de todo corazón:
Aarón Rodríguez Serrano

12 comentarios:

Silent Bob dijo...

Desafortunadamente la vida no es como en el cine, por fortuna existe el cine para remediar eso.

Gracias a ti y creeme cuando te digo que lo que has escrito me ha tocado muchisimo, sinceramente me ha erizado la piel, y no lo digo en sentido figurado.

EMIR KUSTURICA:

- Gato negro, gato blanco
- Underground
- La vida es un milagro.

EXCELENTES. Nuevamente gracias a ti.

José Calvillo dijo...

Estoy de acuerdo: la cinefilia es la más maravillosa de las psicopatologías...
Me gustaría que escribieras sobre:
After hours (Scorsese)
La rosa púrpura del Cairo (Allen)
Y no sé si conozcas Los caifanes (Ibañez), en México es una película de culto y marco un parteaguas en la temática y en la forma de hacer cine.
Su universo es la ciudad de México y su vocabulario está lleno de caló (algo así como el slang) y poesía, quizá difícil de entender fuera, pero como toda gran obra es universal.

Stauff dijo...

Recibo ambas sugerencias. La semana que viene empezaré a darles vidilla. En cuanto a "Los caifanes", todavía no la he encontrado por España, pero la buscaré por los archivos de la filmoteca, a ver si hay suerte.
Un abrazo!

Anónimo dijo...

Me ha encantado, se ve que amas el cine, te recomiendo una pagina de cine muy buena y con muy buen ambiente:
www.cineol.net

Y de paso te animo a que escribas (si no lo has hecho ya) sobre Los cuatrocientos golpes, Truffaut, la Nouvelle vogue y demas.

Saludos y sigue adelante, poruqe da gusto leerte.

Hildy Johnson dijo...

Pues yo acabo de conocer este cuaderno y me ha encantado todo. Análisis profundos, nuevas perspectivas y una selección personalísima. Enhorabuena, H.

Anónimo dijo...

¿El cine nos salva? ¿Lo hace la literatura? ¿Se erige la idea frente a la caprichosa muerte para redimirnos?
Hace tiempo que cambié a Dios por Samsa, Buendía y Humbert; a Jesucristo le sustituí por un puñado de Fresas salvajes, al paraíso por Manhattan, a la Biblia por Zaratustra...El todo por la Nuausea.

Me ha gustado tu página... Te visitaré.
¿Sería mucho pedir que comentases Gritos y susurros o Princesas(si has tenido la oportunidad de verla)?

le mutante dijo...

voy a estar en desacuerdo con silent bob, el cine se nutre de la vida. de la vida que añoramos, de la vida que soñamos y que aveces hacemos día a día... por eso no hay que salir de la sala y dejar todas las sensaciones ahí, hay que salir con vida y regalarla a cada paso. de eso se trata.

le mutante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dani el amigo de Alex, Juanín, Javi, etc. dijo...

Buenas, Aaron.
Cierto es que la cinefilia es maravillosa, y yo puedo tirarme un fines de semana enteros viendo películas sin parar, pero no nos olvidemos de la literatura.
"Cinema Paradiso" es un peliculón. La última escena en la que ve todas las escenas de "sexo" (que son besos más que nada) que habían sido censuradas es preciosa.
Un saludo

Anónimo dijo...

hola,Aarón
Me parece impresionante tu trabajo y tu entrega, te queria comentar que te parece la nueva pelicula de la actriz Verónica Sanchez y Daniel Gúzman como "protas" en MIA SARA. he leido en algunos escritos y le hacen una critica muy buena(fábula romántica).Que te parece?
mucha suerte con BERGMAN.

Anónimo dijo...

profesor...una pregunta!
enorabuena, por tu nuevo puesto!te lo mereces!mucho ánimo!

Anónimo dijo...

El cine conjuga al hombre en pasado, presente y futuro; es una mirada al vacío, a la nada y al mismo tiempo al hacer, pensar y sentir q nos gobierna. Amar el cine es amar nuestras vidas, nuestra historia y nuestro día a día. Me encantaría q hicieras un top ten de tus películas favoritas
-Amelie-